cuentibujos

ilustraciones de Enrique Martínez


Deja un comentario

Cumplen 30 años “LAS VIEJITAS DE LAS SOMBRILLAS”

“Vivir es ir guardando recuerdos en un saquito”

Autor: MANUEL COFIÑO
Ilustrador: ENRIQUE MARTÍNEZ
Editado en 1987, Gente Nueva, Cuba

En este cuento el autor narra la desaparición de una familia formada por siete viejitas que eran hermanas. Vivían en el bosque, en una casita blanca, en la que ondeaba una bandera bordada con los colores del arcoíris. Era característica de esta viejitas cuando salían, llevar siempre sus sombrillas. Cofiño va describiendo a cada una de las viejitas con sus nombres, y por apellidos aparecen sus ocupaciones y quehaceres.

Personajes

  • Alejandra de los Recuerdos: Vestía siempre de amarillo y era la memoria de la familia y por ser la mayor, sabía la historia de sus hermanas y de todo el bosque.
  • Beatriz de los Sueños: Vestía siempre de rojo y era la imaginación de la familia.
  • Claribel de las Flores: Vestía siempre de blanco, era linda y delicada, amaba a las plantas, su gran fiesta era la llegada de la primavera.
  • Damiana de los Remedios: Vestía siempre de violeta, era la más gordita, para cada enfermedad tenía un remedio.
  • Eduviges de los Bordados: Vestía siempre de rosado, hacía las sombrillas y los vestidos, era la única que usaba espejuelos y era la más encorvadita.
  • Fortunata de los Niños: Vestía de verde y siempre estaba riéndose, los niños la buscaban para que les contara cuentos.
  • Gabriela de los Pájaros: Vestía siempre de naranja y se ocupaba en alimentar a los pájaros.

Valoración

En esta obra el narrador se vale de recursos que aparecen en los más deliciosos cuentos tradicionales de la historia de la humanidad, pasando por los más importantes autores de todas las épocas: Charles Perrault, los Hermanos Grimm, Hans Christian Andersen, Charles Dickens, José Martí y Horacio Quiroga. Como los mejores narradores de la literatura universal, Cofiño adopta y adapta estos inagotables mecanismos a su prosa, con una perspectiva fresca, imaginativa y, sobre todo poética, cuyos resultados revelan un estilo audaz dentro de la literatura infantil.

El narrador aprovecha para, con un lenguaje coloquial y con delicadeza, deslizar una de las más elementales nociones aprendidas en la infancia: las siete primeras letras del alfabeto y siete colores que el pequeño conocerá o recordará al leer o escuchar el cuento. En esta obra siempre va a estar presente: lo didáctico, que le servirá al niño durante toda su vida.

Por primera vez, en nuestra narrativa para niños, se abordó de forma poética, una historia breve, sencilla y clara, sin hacer concesiones de orden estético, como quería su autor.

En su ponencia «El libro infantil y juvenil sobre la base de nuestra ideología», leída en el Primer Fórum sobre Literatura Infantil y Juvenil, Cofiño apuntaba:

Conseguir que la infancia y la juventud amen lo bello, es formar hombres integrales. Por eso los libros infantiles y juveniles deben tener como objetivos no solamente la creación y el desarrollo de los valores morales, sino también la de los valores estéticos. Educar el gusto y desarrollar la sensibilidad y el amor a lo bello, debe ser uno de los propósitos de la literatura infantil y juvenil.

Traducciones

El cuento Las viejitas de las sombrillas, tuvo una exitosa divulgación, fuera de Cuba, fue traducido al ruso, moldavo, georgiano, alemán y húngaro.

Reconocimientos

1972- Premio en la primera edición del concurso La Edad de Oro, auspiciado por el Ministerio de Educación y el antiguo Consejo Nacional de Cultura, hoy Ministerio de Cultura, entre otros organismos.

 

Anuncios