cuentibujos

ilustraciones de Enrique Martínez


Deja un comentario

Su obra perdurará y será una referencia para otros

Autor: Félix Beltrán

Durante 1962 al volver a Cuba, después de una etapa de estudios en Nueva York, fui invitado a ofrecer clases en la Escuela Nacional de Arte, y entre mis alumnos más destacados estaban Enrique Martínez, Tomás Sánchez, Pedro Pablo Oliva. Eran clases sobre diversos aspectos del proceso creativo y se me había pedido que estuviera al frente de la cátedra de color.

En el transcurrir de los años me fue posible estar al tanto de los avances de Enrique Martínez, un extraordinario ilustrador en su sentido más cabal, porque la ilustración es para facilitar la comprensión del texto. Él fue un buscador de alternativas, de acuerdo con el caso específico que tratara en sus ilustraciones.

Las circunstancias en Cuba eran densas, como consecuencia del bloqueo y todos lo intentos contra el proceso Revolucionario que entre sus contribuciones estuvo la cultura en todas sus facetas, música, literatura, artes plásticas, como nunca había sido en Cuba.

Posteriormente en su etapa de México, Enrique Martínez no sólo tuvo la oportunidad de ser ilustrador para diversas editoriales, sino también trabajar para editoriales de otros países. Él no solamente era un ilustrador de libros porque de la misma manera trabajó el cartel así como las marcas, con los mismos resultados fructíferos, que no pretendía un estilo para repetirlo incansablemente, por el contrario era versátil de acuerdo a los casos, era práctico, era extraordinario. El reto de hacer marcas él lo enfrentaba con resultados exitosos, al tener que hacer excelentes síntesis evocadora de los contenidos.

Su muerte fue una sorpresa para mí, como para tantos otros, realmente es una pérdida a la cultura cubana, una pérdida que no se sustituye. Su obra perdurará y será una referencia para otros. Nada más elocuente para definir su contribución que una de las frases lapidarias de José Martí: “la muerte no es verdad si se ha cumplido bien la obra de la vida”, y eso se evidencia en Enrique Martínez.

Félix Beltrán (Diseñador Gráfico)

La Habana, Cuba, el 23 de junio de 1938. Es ciudadano mexicano por nacimiento. En 1956 viajó a los Estados Unidos de América, donde se diploma en la School of Visual Arts y en la American Art School, Nueva York. Estudió en el Art Students League de Nueva York y en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Fue becario de la New School for Social Research, Nueva York, del Graphic Art Center-Pratt Institute, Nueva York, y del Council for International Exchanges of Scholars, Washington, D.C.

Ha recibido numerosos premios en diversos eventos, entre los cuales se encuentra la Orden Nacional por su contribución a la cultura, conferida por el Consejo de Estado de Cuba y Doctorado Honoris Causa de la International University Foundation, Delaware y de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, San Luis Potosí. Es profesor titular en la Universidad Autónoma Metropolitana, México DF, Conservador de la Galería Artis y del Archivo de Diseño Gráfico Internacional que lleva su nombre en la misma Institución.

Anuncios


Deja un comentario

Obras de Enrique Martínez en el Museo Chihiro Iwasaki

Chihiro Iwasaki, una artista japonesa que nació el 15 de diciembre de 1918 en Takefu, Prefectura de Fukui, y se trasladó a Tokio al año siguiente. Comenzó a estudiar dibujo y pintura al óleo a la edad de catorce años y la caligrafía japonesa cuando tenía dieciocho años. Su primer trabajo para niños fue un conjunto de paneles de cuentos ilustrados de “teatro de papel” llamado Okasan no Hanashi (La historia de una madre) en 1950, y en 1956 creó su primer libro ilustrado, Hitori de Dekiru yo (Puedo por mí mismo). Ganó muchos premios, entre ellos: Premio Gráfico Fiera di Bologna por Kotori no Kuru Hi (1971), y Medalla de Bronce de la Feria Internacional del Libro de Leipzig para Senka no Naka no Kodomo-tachi (Niños en las llamas de la guerra) en 1974. En otoño de 1973 Chihiro fue diagnosticada con cáncer de hígado. Murió el año siguiente el 8 de agosto a la edad de cincuenta y cinco años.

El Museo de arte Chihiro Iwasaki en Tokyo fue creado en respuesta al fuerte deseo de los muchos fieles aficionados de Chihiro por un lugar dedicado a la exposición permanente de su arte. Fue construido en el sitio donde Chihiro vivió y trabajó desde 1952 hasta su muerte en 1974 y es uno de los pocos museos pioneros en todo el mundo dedicado exclusivamente al trabajo de un artista que se especializó en ilustraciones para libros infantiles.

A finales de los años 80, el Museo comenzó a ampliar el alcance de su colección para incluir obras de arte originales de artistas importantes de libros infantiles en todo el mundo, enriqueciendo en gran medida sus diversas exposiciones y programas. A principios de los años 90, para acomodar adquisiciones de obras de arte adicionales y ampliar su gama de actividades, el Museo decidió construir una nueva instalación en el pueblo de  Matsukawa en Azumino, Nagano.

Obras del destacado ilustrador cubano, Enrique Martínez Blanco, forman parte de la colección del Museo Chihiro Iwasaki.


Deja un comentario

Los cazadores amigos

Los cazadores amigos

Herminio Almendros; ilustraciones de Enrique Martínez Blanco

Una vez se juntaron para cazar, un león, una vaca, una chiva y un carnero.

Todos dijeron:

—Lo que cacemos nos lo repartiremos como buenos amigos.

De pronto vieron correr un puerco jíbaro por el bosque.

Cada uno corrió a su sitio, y el puerco no pudo escapar.

Después se reunieron los cuatro para repartírselo.

El león partió el puerco en cuatro partes y dijo:

—Señores, esta parte es la que a mí me toca. Esta otra parte es también para mí, porque yo agarré al puerco. Esta otra también me corresponde a mí, porque soy el león. Y la otra parte se la daré al que sea valiente para quitármela, .

Y, cuando hablaba, enseñaba los colmillos y las uñas.

Los otros animales se miraron y se fueron sin decir palabra.

Cuando ya estaban lejos, dijeron:

—¡Qué bruto y abusador es ese león!

hispano-cubano Herminio Almendros (18981974).

Cuentos de animales. Selección de cuentos concebida por el destacado escritor hispano-cubano Herminio Almendros (18981974).


Deja un comentario

La lechuza y el grillo

LA LECHUZA Y EL GRILLO
Herminio Almendros; ilustraciones de Enrique Martínez Blanco

Con un truco muy sencillo
pudo hacer callar al grillo.

La lechuza estaba durmiendo en la rama de un árbol.
Abajo cantaba el grillo y no la dejaba dormir.
-—Oiga, señor grillo, no puedo dormir con ese ruido que hace.
—Pues es muy fácil arreglar eso. Váyase a dormir a otro árbol.
—¡Malcriado! —gritó la lechuza—. ¡Si no se calla, bajo y le arranco una pata!

Pero el grillo siguió cantando.
Entonces la lechuza cambió de voz:
—Mi querido amigo grillo, ¡qué voz tan linda tiene usted! Cuando dormía me parecía oír un violín.
—¿Sí? Pues todavía puedo cantar mejor —dijo el grillo.

—Mire —dijo la lechuza—, aquí arriba hay una miel que es muy buena para la voz. Suba y comerá la que quiera.
—Está bien; ahora subo. Ya sabía que le gustaría mi voz.
Subió el grillo al árbol, y la lechuza se lo tragó.
Después pudo dormir tranquila.

Cuentos de animales. Selección de cuentos concebida por el destacado escritor hispano-cubano Herminio Almendros (18981974).


Deja un comentario

Dibujar con el alma

Emisora Habana Radio, Cuba; 6 de abril de 2017 |

Maria Karla Villar Mora

Hay una etapa de la vida en la que la literatura que más apreciamos es aquella que se hace acompañar de la más diversa y creativa ilustración. Y es que cuentos y dibujos suelen estar fuertemente relacionado con la infancia. Tal vez por ese motivo es que el ilustrador Enrique Martínez Blanco ha decidido dedicar su vida al arte de la gráfica cubana y en esta ocasión inauguró su muestra Cuentibujos II.

En su haber encontramos más de 300 dibujos de los cuales ha destinado 50 de ellos para conformar esta muestra que permanecerá en la Galería de la Biblioteca Público Rubén Martínez Villena.

Ante un público colmado de imaginación, ficción y desinhibición, Martínez contó a los niños presentes cómo decidió esta profesión que ha dejado en él la huella de la eterna infancia.

Acerca de ello, explicó en exclusiva para Habana Radio:

“La primera Cuentibujos la hice en la UNEAC, en Villa Manuela, y esta segunda es como lo que no me alcanzó para exponer ahí. La galería Villa Manuela es muy pequeña, tenía yo muchos dibujos de 40 años de trabajo, se me quedó más de la mitad sin exponer y la Oficina del Historiador me dio ahora la posibilidad de hacer una segunda parte, por eso se llama Cuentibujos II.

A lo largo de los años he descubierto que yo no sé hacer nada más, no pudiera haber sido electricista, ni carpintero, ni médico. Me alegro mucho de haber escogido esta profesión porque es una suerte que uno haga lo que le gusta y esto es lo que más me gusta, por eso creo que seguiré muchos años más haciendo ‘garabatos’”.

Enrique Martínez Blanco, una de las figuras claves de la ilustración y la gráfica cubana inunda la galería de la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena con una exposición personal titulada Cuentibujos II en donde demuestra la esencia colorida y ficticia de su obra fundamentalmente como ilustrador de la literatura infantil.


Deja un comentario

Cuentidibujos II-2016

Exposición personal del artista Enrique Martínez Blanco

Llega la primavera y trae consigo la Fiesta Infantil en las Aulas Museos del Centro Histórico.

En esta ocasión se ha reconocido a Enrique Martínez Blanco, una de las figuras claves de la ilustración y la gráfica cubana, con la exposición Cuentibujos II, inaugurada el 29 de marzo de 2016 a las 3:00 p.m. en la Galería de la Pública Rubén Martínez Villena de la Habana Vieja.


Deja un comentario

Cuentibujos en la UNEAC

Momentos significativos de la UNEAC en el 2016

Exposición del Premio de Diseño de la UNEAC 2015, Enrique Martínez Blanco

Carlos Gámez 26 de Diciembre de 2016

Para los amantes de la literatura, la visualidad de un libro es tan importante como su contenido. Si es infantil, más aún. La exposición personal del Premio de Diseño Eduardo Muñoz Bachs 2015, Enrique Martínez Blanco, se inauguró ayer  en la Galería Villa Manuela, fue prueba de los aportes posibles del diseño a la palabra impresa.

La galería de la UNEAC tiene una programación que beneficia a los miembros de la organización, de igual manera, las piezas que se exhiben muestran una frescura para apoyar tal aseveración. La propuesta presente en los meses de abril y mayo, Cuentibujos, echa por tierra las opiniones sobre el diseñador como artista comprometido con una sola estética. Las obras demuestran el paso por varios estadios de la figuración, en concordancia con el cuerpo ilustrado.

Fue necesario exponer los originales de Enrique Martínez para dejar por sentado su pertenencia a “la vieja guardia”. A los ilustradores formados en otros años, donde la tecnología no estaba sobre cada pieza con vida, se les puede caracterizar por su destreza en la línea, el dominio de la acuarela, del color y la presencia de diversos matices/influencias en la recreación de las ideas extraídas del texto encargado.

Cuando recorremos las obras de la galería parece que leyéramos los libros expuestos como muestra del producto ya terminado. Cada pieza es como si formara el apéndice de alguna anécdota. Los títulos no funcionan como provocación, sino como vínculo imprescindible con el proyecto inspirador: el libro.

Varios autores como Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, Migdalia Fonseca y Nicanor Parra han pasado por las manos de este dibujante, que recibe el premio de diseño por otorgar morfología a la imaginación del escritor. La galería de la UNEAC acoge en su sala no libros ni obras de arte; sino imaginarios, mundos de ficción que pertenecen a cada niño cuando sueña.